11 de abril: Día Mundial del Parkinson

Efemérides

Este jueves 11 de abril se celebra el Día Mundial del Parkinson, que coincide justo con el aniversario del nacimiento de James Parkinson, el neurólogo que descubrió esta enfermedad.

La Organización Mundial de la Salud lo declaró en 1997 y desde ese momento, asociaciones de Parkinson de todo el mundo conmemoran este día con la celebración de actos públicos que pretenden difundir y sensibilizar a la sociedad.

¿Qué es el Parkinson?

Es un desorden crónico y degenerativo de una de las partes del cerebro que controla el sistema motor y se manifiesta con una pérdida progresiva de la capacidad de coordinar los movimientos.

Es la segunda enfermedad neurodegenerativa más frecuente después del Alzheimer.

Se produce cuando las células nerviosas de la sustancia negra del mesencéfalo, área cerebral que controla el movimiento, mueren o sufren algún deterioro.

Para entenderlo un poco mejor, te invitamos a ver este video:

Causas y diagnóstico

De momento se desconoce el origen de la enfermedad, exceptuando los casos inducidos por traumatismos, drogodependencias y medicamentos, y algunas formas hereditarias en ciertos grupos familiares.

Al principio de la enfermedad no es nada fácil de diagnosticar porque los síntomas son leves, poco específicos y pueden llevar a confusión. Además, la primera fase del Parkinson no suele presentar todos los síntomas corrientes y típicos como el temblor y la rigidez.

No existe un examen de diagnóstico para esta enfermedad. Los doctores usan el historial del paciente y un examen neurológico para diagnosticarlo.

A menudo el inicio de la enfermedad se manifiesta con:

  1. Dolores articulares pseudo-reumatológicos.
  2. Cansancio (que se suele achacar al exceso de trabajo, etc.)
  3. Arrastrar un pie.
  4. Dificultades al escribir (letra pequeña e ilegible).
  5. Cuadro depresivo de larga duración.

Síntomas

Según la Asociación de Parkinson de Madrid, existen ciertos síntomas para determinar si una persona posee la enfermedad.

  • Temblores: Lentos y rítmicos. Predominan estando en reposo y disminuyen al hacer un movimiento voluntario. No necesariamente los presentan todos los pacientes.
  • Rigidez muscular: Resistencia a mover las extremidades, hipertonía muscular.

  • Bradicinesia: Lentitud de movimientos voluntarios y automáticos. Falta de expresión de la cara. Escritura lenta y pequeña (micrografía). Torpeza manipulativa.
  • Anomalías posturales: Inclinación del tronco y la cabeza hacia delante. Codos y rodillas están como encogidos.
  • Anomalías al andar: Marcha lenta, arrastrando los pies. A veces se dan pasos rápidos y cortos (festinación), con dificultad para pararse. Episodios de bloqueo (los pies parecen que están pegados al suelo).
  • Trastorno del equilibrio: Reflejos alterados, fáciles caídas.
  • Trastornos del sueño: insomnio para coger el primer sueño, sueño muy fragmentado en la noche, despertarse muy temprano y no volver a dormirse, pesadillas vívidas, gritos nocturnos, somnolencia diurna.

Representación del Parkinson

Esta enfermedad también afectó a varios personajes célebres.

Uno de ellos, el famoso pintor español Salvador Dalí. Esta le afectó en su forma de pintar.

«Dalí se ve obligado a intentar pintar con la mano derecha apoyada en un bastón que aguanta con la mano izquierda, técnica que utilizan los pintores viejos y los jóvenes miniaturistas, y que es de una extrema lentitud».

Salvador Dalí

Otro también es Robin Williams. Aunque no lo tenía en un estado avanzado, su última mujer confirmó que llevaba unos años combatiendo contra la enfermedad. Pero lo que le llevó a la muerte fue una fuerte depresión que le hizo quitarse la vida.

Robin WIlliams (AP/Matt Sayles)

Mohamed Ali también padeció esta enfermedad, uno de los íconos de lucha más importantes mundialmente.

En un principio creyó que los síntomas se debían a los numerosos golpes que encajó en su etapa como deportista. Sin embargo, los médicos le dijeron que era a causa de la enfermedad degenerativa.

Sentía un hormigueo constante en la cara y en los labios, se cansaba más de lo normal, hablaba con demasiada lentitud y las manos le temblaban. A día de hoy ya no puede hablar con facilidad.

Mohamed Ali

Y recuerda, conocerlo es la primera fase para combatirlo. 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *