17 de marzo: Día de San Patricio

Efemérides

El 17 de marzo el mundo se pinta de verde para celebrar el Día de San Patricio, una festividad de origen irlandés que conmemora la muerte del santo patrón de la isla esmeralda.

La popularidad de esta celebración y la rápida extensión de las costumbres de participar en desfiles o ir a pubs han hecho que el Día de San Patricio haya sobrepasado sus fronteras originales, de hecho, la fiesta más grande tiene lugar en la ciudad de Nueva York, EEUU.

Son muchas las contradicciones que hablan sobre el primer obispo católico de Irlanda y como suele pasar con estos santos personajes, son muchos los episodios místicos y milagrosos que se acercan más a la leyenda que a la realidad.

San Patricio nació con el nombre de Maewyn Succat entre los años 387 y 389 en algún lugar próximo a la costa oeste de Escocia o lo que actualmente es el norte de Inglaterra. La situación de su padre como oficial de las legiones romanas reconvertido a diácono hacía de él un hombre adinerado, culto y romanizado. Cuando tenía 16 años, una expedición de saqueadores irlandeses que llevaba a cabo una expedición de pillaje en la costa escocesa le hizo prisionero y le vendió como esclavo, teniendo que pasar seis años como pastor en Irlanda en los que despertó su fe y devoción.

Guiado por la supuesta voz que escuchó en un sueño, Maewyn consiguió escapar y volver a casa, marcharse al continente y formarse en Francia para ser sacerdote.

Se dice que, en otro sueño, el rebautizado Patricio oyó la “voz de Irlanda” y supo que debía volver a la isla en la que lo había perdido todo para difundir la fe cristiana y convertir a los que allí habitaban, tribus celtas consideradas paganas a ojos de la Iglesia.

Con la constante amenaza de volver a ser esclavizado o incluso de convertirse en mártir, Patricio pasó tres décadas en Irlanda bautizando y confesando, ganando cada vez más adeptos y creando la primera comunidad cristiana en Irlanda.

Una de las leyendas más difundidas que se cuentan de su persona es que explicaba el misterio de la Santísima Trinidad con los shamrocks, tréboles de tres hojas que ya eran empleados como símbolos mágicos por los celtas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *