20 de junio: Día Mundial de los Refugiados

Efemérides

El 20 de junio se conmemora el Día Mundial del Refugiado como una expresión de solidaridad, sensibilización y responsabilidad con todas las personas refugiadas. Según datos del ACNUR (Alto Comisionado de las Naciones Unidas para el Refugiado), actualmente hay más de 45 millones de personas refugiadas, desplazadas y/o apátridas en el mundo. De ellas, aproximadamente la mitad son desplazadas internas, desarraigadas dentro de sus propios países.

Además, se estima que hay 10 millones de personas apátridas a quienes se les ha negado una nacionalidad y acceso a derechos básicos como educación, salud, empleo y libertad de movimiento.

Los conflictos armados, la pobreza y el subdesarrollo son las principales causas de los desplazamientos forzados de población. Situaciones que dibujan hoy día, en pleno siglo XXI, un escenario de flagrante violación de derechos fundamentales para numerosas personas en los cinco continentes.

En junio de 2016, ACNUR lanzó la campaña #ConLosRefugiados para pedir a los gobiernos que colaboran y cumplieran con su deber en relación a las millones de personas que precisaban ser acogidas.

En el Día Mundial de los Refugiados, que se celebra cada 20 de junio, conmemoramos su fuerza, valor y perseverancia. Esta celebración nos brinda la oportunidad de mostrar nuestro apoyo a las familias que se han visto obligadas a huir.

5,1 millones de venezolanos

5,1 millones de venezolanos han dejado sus hogares y viajado esencialmente hacia Latinoamérica y el Caribe. La actual situación en Venezuela representa el mayor éxodo en la historia reciente de la región y una de las mayores crisis de desplazados en el mundo. Casi el 80% se encuentra  sin perspectivas de retorno a corto o mediano plazo. Si se mantienen las tendencias actuales, esta cifra podría alcanzar los 6,5 millones de personas a finales de 2020 en todo el mundo.

Desde 2014, el número de venezolanos que han solicitado asilo en otros países ha aumentado un 4.000%. Tras huir de la violencia, la inseguridad y las amenazas, y debido a la falta de alimentos y medicinas en su país, se enfrentan a graves peligros en el camino de huida.

Los países de América Latina y el Caribe albergan a aproximadamente 2,7 millones de personas refugiadas y migrantes de Venezuela, mientras que otras regiones albergan a los restantes 600.000.

Varios factores interconectados están provocando las salidas de Venezuela, pero dado el deterioro de las condiciones políticas, socioeconómicas y de derechos humanos.

Todas las personas tenemos derecho a vivir en Paz y disfrutar de nuestros derechos fundamentales en nuestras comunidades de origen. Y si no es así, desde los países de acogida tenemos la obligación de facilitar que quienes sufren injustamente el desplazamiento forzado, puedan tratar de restablecer sus vidas mientras el regreso a su país, o su región de origen, no garantice su seguridad.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *