Descubren museo acuático en lago sudamericano

Curiosidades Turismo

Una antigua civilización existió 500 antes que los incas en las tierras latinoamericanas del oeste, y arqueólogos han descubierto evidencias prácticamente intactas de su existencia en la zona del Lago Titicaca, en Bolivia. Lo más curioso es que los objetos hallados datan de la primera actividad religiosa de una civilización en el continente.

La antigua ciudad en donde vivía ese pueblo se conoce como Tiwanaku, y muy poco se sabe sobre ella. Pero afortunadamente los investigadores dirigidos por Christophe Delaere, arqueólogo marino de la Universidad de Oxford, encontraron nuevas pistas determinantes para conocer a la comunidad.

El lago más grande de América del Sur escondía secretos bajo su superficie, y los arqueólogos por fin han dado con artefactos de un antiguo sitio ceremonial bajo el agua del que hacían uso los integrantes de la antigua comunidad de Tiwanaku, según explica el informe sobre los hallazgos:

“Las excavaciones encontraron un lugar ceremonial submarino cerca de la Isla del Sol, repleta de elementos constitutivos de los rituales practicados por el estado de Tiwanaku entre los siglos VIII y XI. La evidencia de sacrificios de animales y ofrendas de alto valor en oro, conchas y piedras lapidarias en un arrecife ubicado estratégicamente ilustra cómo se consolidó el poder en uno de los primeros estados andinos”.

A menudo se asocia la Isla del Sol con los incas por haber sido un lugar de peregrinación importante para ellos y por la gran cantidad de edificios ceremoniales y ofrendas que se han encontrado allí.

“Nuestra investigación muestra que las personas de Tiwanaku, que se desarrollaron en el lago Titicaca entre 500 y 1,100 dC, fueron las primeras personas en ofrecer artículos de valor a las deidades religiosas en el área”, expresó José Capriles, otro de los integrantes del equipo de antropólogos, al Penn State News.

De acuerdo con los adornos encontrados, los pumas y las llamas eran los animales más importantes para esta civilización, sobre todo por su significado religioso. El buen estado en el que se hallaron las piezas no es casualidad, ya que las ofrendas parecen haber sido diseñadas para ser sumergidas en las profundidades del lago. Una de las hipótesis de los arqueólogos sugiere que, tal vez, las ofrendas eran arrojadas al agua desde botes.

Estos hallazgos no solo brindan nueva información sobre la civilización Tiwanaku, sino también sobre la historia del continente y demuestran que la actividad religiosa existía en América del Sur mucho antes de lo que se pensaba.

(Vix)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *