Conoce el origen de las frases venezolanas más populares

Curiosidades

El venezolano tiene una manera peculiar de hablar, y sus frases más populares no se quedan atrás. Sigue leyendo para saber el origen de alguna de los dichos más usados dentro del país.

Echarse un camarón

Un “camarón” es el sueñito que echamos a escondidas de vez en cuando durante el trabajo.
Proviene de las primeras exploraciones de petróleo en nuestro país, cuando los capataces norteamericanos querían echar una siesta sin ser vistos por los obreros venezolanos y se excusaban diciendo “I come around” (Ya vuelvo, que suena parecido a aicomarun).

El “Jala Mecate”

Es el nombre con que se conoce el típico compañero adulador. Se dice que esta expresión viene de la época de la guerra de independencia: al parecer al Libertador le gustaba que le mecieran la hamaca para dormir. Eran muchos los soldados y hasta oficiales que se ofrecían a halar el mecate de la hamaca de Simón Bolívar para ganar favores o tener algún tipo de beneficio.

“Echarse las bolas al hombro”

Es una frase para denotar que una persona es floja o perezosa. Proviene de los presos que utilizaban grilletes durante la dictadura de Juan Vicente Gómez. Aquellos que durante sus pesadas horas de trabajo forzoso se alzaban las bolas (los grilletes) a los hombros para descansar los pies eran considerados flojos y haraganes.

“Echar los perros”

Es como se conoce el cortejo venezolano. La expresión tiene origen en las corridas de toro: cuando el toro no embestía, era hostigado por una jauría de perros como castigo. En algunos países es sinónimo de acoso o amenaza, pero en Colombia y Venezuela significa cortejar a alguien. ¡Vaya metáfora!

Ser un “Mamarracho”

Es como se denomina a una persona generalmente mal vestida o extravagante, y proviene del árabe muharrig, que significa bufón o payaso.

“Echarle pichón”

Para los venezolanos, significa esforzarse para lograr algo. La frase proviene de las bombas manuales de agua que tenían antiguamente los pozos de los pueblos. Había que hacer un gran esfuerzo físico para mover una palanca y extraer el agua. Dicha palanca tenía un letrero que decía “Push on”(empuje, en inglés). Entonces los habitantes de esos pueblos decían que tenían que “echarle pichón” si querían sacar el agua del pozo. Seguramente preferían ir a echarse un camarón que echarle pichón.

Con información de Matador Network.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *