Día de las Madres: Una guerrera inagotable

Efemérides

Las mujeres  siempre han jugado un papel protagónico en la historia del mundo. Pero no solo ellas, si no en especial las madres, pues son un ejemplo de lucha inagotable y las responsables de la expansión de la humanidad. En el caso de Venezuela, estas se caracterizan por ser guerreras de la vida, que se colocan de pie y hacen frente a las más fuertes circunstancias para resguardar la integridad de sus hijos.

Por eso hoy, 12 de mayo, es un día para rendir tributos a las madres venzolanas, para enaltecer y agradecer sus labores de progenitora, educadora, señora de hogar, trabajadora, motivadora, defensora, amiga, hermana y un sin fin de cualidades que les son atribuibles.

Esta celebración fue oficializada en Valencia, Carabobo, un 24 de mayo de 1921 por iniciativa del Dr. Jesús María Arcay Smith, presidente de una asociación llamada “Caridad y Concordia”. En principio  era llamado “El Día de las Tres Madres” en honor a la virgen María y a la Madre Patria, pero luego se adaptó a las festividades internacionales y adquirió el nombre que hoy conocemos como  “El Día de las Madres”.

Madres solteras

En el año 2018, el Instituto Nacional de Estadística (INE) informó que cerca del 40% de las mujeres en Venezuela son jefas de familia, lo que implica que prevalecen las madres solteras, reseñó el Diario 2001.

Madre trabaja con sus hijos
Imagen: VIX

Una mujer, dos roles qué cumplir

Hay historias que valen la pena contar, porque son ejemplos de perseverancia, amor y sobre todo mucho esfuezo. Mujeres a las que le ha tocado ser madre y padre a la vez, por razones distintas pero cada una igual de valorables

Yoselin Guerra, es madre soltera quien a los 18 años de edad contrajo matrimonio con su mejor amigo. Un año después, tuvo a su primer bebé, enmanuel José Agudo Guerra. Ya conformada una familia, se residenciaron en Caracas, donde 34 meses más tarde falleció su esposo.

Sola y con su hijo de tres años, Guerra se regresó a Valencia, donde estaba su familia. Allí conoció a quién luego sería  su pareja y padre de su segunda hija, Antonella Morillo Guerra. Según su propio relato, este la abandonó sin razón alguna tres meses después de haber dado a luz.

Desde allí, Yoselin ha cumplido dos roles, el de madre y padre. Actualmente, su hijo tiene ocho años y su bebé dos. Su rutina inicia a las 5 de la mañana cuando se levanta a hacer el desayuno y el almuerzo para dejar a su primogénito en el colegio y luego ir a su lugar de trabajo. A las 4 pm culmina su horario laboral y corre hasta el súper mercado más cercano para llevar la comida del día siguiente. Llega al centro de Valencia, busca a Enmanuel y a Antonella, quienes cuida su mamá y luego los lleva a casa, donde vende tetas, bambinos, galletas y chupetas para tener un ingreso extra, debido a que su salario no le es suficiente.

Sobre cómo ser madre en Venezuela, Guerra comentó que es una tarea muy difícil. “Los alimentos son muy caros, el sueldo no me alcanza, tengo dos trabajos, dos hijos, a Enmanuel lo inscribí en una escuela pública y sin embargo a veces no va por falta de pasaje, comida o por no llevar la tarea, porque no pudo hacerla con estos problemas de la luz y el internet. Pero yo me dedico y trabajo para darles lo mejor, aunque no es mucho, es lo mejor”.

Agregó que lo más difícil es no poder darles gustos, sacarlos a pasear, compartir más tiempo con ellos y brindarles una mejor educación. ” Siempre le pido disculpas a Enmanuel” lamentó.

Por esta y muchas otras histórias, el equipo de KipuPress te invita a valorar a tu mamá, compartir más tiempo de calidad con ella, ser agradecido y a siempre darle la bendición. En este día, celebra que la tienes y si no, que la tuviste y dio lo mejor de ella para ti.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *