Día Nacional del Cine: amenazas y oportunidades

Cultura Efemérides

Tal día como hoy de 1897 el director venezolano Manuel Trujillo Durán proyectó las primeras películas nacionales en el Teatro Baralt de Maracaibo: Muchachas bañándose en la laguna de Maracaibo y  Un célebre especialista sacando muelas en el Hotel Europa.

Desde entonces cada 28 de enero se celebra el Día Nacional del Cine, aunque en la actualidad, el séptimo arte venezolano prende de un hilo.

En los últimos 5 años la producción cinematográfica en el país se ha venido en picada y el aporte para los cineastas de organismos como el CNAC y la Villa del Cine, administrados por al Ministerio del Poder Popular para la Cultura, es casi nulo.

cine
El Teatro Baralt de Maracaibo sirvió de escenario para las primeras proyecciones venezolanas.

El fundador de Cinema Alianza, Humberto Pérez Salamanqués, explica que el declive del séptimo arte en el país inició con la llegada de los conflictos sociopolíticos en 2014 y el agravamiento de la economía venezolana.

“Los costos empezaron a dolarizarse e incrementó el precio de algunos servicios (…) Ahora el apoyo a producción, equipos técnicos y actividades educativas y de promoción es muy bajo”, comentó.

La evidencia de la poca actividad para la creación de largometrajes es notoria con tan sólo ir a cualquier cine del país, cuyas carteleras ofrecen, a la fecha, alrededor de 10 películas. Ninguna es venezolana.

Dejar atrás el paternalismo

Para el también profesor universitario de Producción de Cine y Montaje Audiovisual, uno de los mayores retos que deben afrontar los cineastas venezolanos, es dejar atrás el paternalismo gubernamental, buscando financiamiento por otros medios, tal y como lo hicieron los directores europeos tras vivir momentos históricos difíciles.

Señala que durante la postguerra, en Europa comenzó a hacerse cine de calidad a bajo costo, haciendo referencia a la Nueva Ola Francesa que tuvo protagonismo en la década de los 60 y dio pie al cine independiente.

Claude Chebrol con El bello Sergio y Los primos; Francois Truffaut con Jules y Jim y Disparen sobre el pianista; y Jean Luc Godard con Sin Aliento, El desprecio, y Alphaville, son algunos de los destacados de ese movimiento.

cine

En Estados Unidos el cine independiente aparecería dos décadas más tarde de la mano de David Lynch (El hombre elefante) y Jim Jarmusch (Permanente Vocation).

Por el contrario, en Latinoamérica, destacó Pérez, los directores se han acostumbrados a que el Gobierno financie enteramente los proyectos, una costumbre que existía, incluso, en los años 70, época de bonanza para Venezuela, y que fue afianzada con la primera reforma de la Ley de la Cinematografía Nacional.

El profesor enfatizó en la necesidad actual que tienen los realizadores de cambiar de mentalidad de para poder llevar a cabo sus propuestas cinematográficas en plena crisis económica. “En mundo del cine tiene muchos vericuetos, hay muchas formas de entrarle para hacer una película en la actualidad, pero hay que dejar atrás el paternalismo.”, consideró.

De la butaca al streaming

Una de las alternativas que propuso Pérez para conseguir fondos, es la de presentar los proyectos a instituciones que apoyan el cine en otros países, específicamente los europeos, “claro que estos proyectos deben cumplir ciertos criterios internacionales y estar bien planteados en inglés o francés. No es una garantía, pero es una buena oportunidad”, aclaró.

Por otra parte, la nueva forma de ver películas del público, que ha migrado de las butacas a los espacios digitales, es otra realidad que los realizadores venezolanos deben tomar en cuenta.

Cine

Netflix, el gigante de los audiovisuales en línea, ha jugado un papel importante en el crecimiento en la industria cinematográfica del mundo y Latinoamérica, región considerada como la más importante para la plataforma fuera de EEUU, según Ted Sarandos, director ejecutivo de contenidos de la empresa de entretenimiento.

Colombia es el país que más se ha visto beneficiado al ser la capital de Netflix para América Latina. Desde 2011, el grande del streaming ha trabajado con creadores locales, cuyas series y largometrajes han obtenido más de 130 millones de suscriptores, según lo reseñado en El Espectador.       

Las oportunidades para los venezolanos de optar por el financiamiento de la productora son las mismas que  para cualquier otro latinoamericano. “Se trata, de nuevo, de presentar proyector bien estructurado y adecuarse para el mercado”, recalcó el académico.

Lee también: Netflix anuncia su nuevo thriller de acción español “XTREMO”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *