¿El cadáver de un astronauta puede generar vida en el espacio?

Curiosidades GeekLife

La imaginación y la razón coquetean. ¿Puede el cadáver de un astronauta generar vida en el espacio o en otro mundo? te habrás preguntado alguna vez.

Marcianitos verdes, figurillas delgaditas y grises, bichos enormes. Nuestra cultura popular ha imaginado diversas veces como luciría un ser nacido fuera de nuestro globo terráqueo, y es porque la existencia extraterrestre es seguramente un tema en el que por lo menos una vez de nuestro transitar pensamos con detenimiento.

…¿Será posible?

Escritores de la revista Astronomy les preguntaron a varios científicos si el inerte cuerpo de un astronauta puede generar vida en otro mundo y se plantearon dos hipótesis.

En la primera opción, las bacterias residentes en el cuerpo del astronauta se esparcirían, y en otra, ningún ser microbiano sobreviviría el viaje espacial, pero daría génesis a una nueva forma de vida.

La respuesta a esta inquietud no se limita a un rápido “sí” o a un desilusionante “no”. Pero probablemente es diferente a como lo imaginas a la primera. Tranquilos, ningún astronauta murió para la realización de este artículo

  • Astronauta respira con su casco en el espacio

Gif: Tenor

 Un científico responde

Respecto a la primera hipotesis, Gary King, microbiológo de la Universidad de Lousiana sostuvo: “Si la pregunta es ‘¿Existen posibles circunstancias en las que un cadáver pueda llevar microbios a un planeta y que estos puedan sobrevivir en el ambiente espacial?’ Bueno, en ese caso yo diría que la respuesta es sí”.

La afirmación de King se basa en la alta resistencia que diversos mcirobios presentan aun en las condiciones más extremas en nuestro planeta. ¿Has oído de los extremófilos?

Oso de agua, organismo unicelular que sobrevive condiciones extremas y la vida en el espacio
Tardígrada u oso de agua, animal que sobreviviría a condiciones del espacio Imagen: Eye of Science

¿Una vida distinta o parecida a la humana?

“Las moléculas liberadas por el astronauta en descomposición podrían potencialmente dar un impulso a un nuevo origen (de vida) si las condiciones ambientales son casi perfectas para que esto suceda, pero con sólo unos pocos ingredientes faltantes o presentes en concentraciones demasiado bajas, lo harían imposible” detalló un ganador del premio Nobel, el genetista Jack Szostak quien trabaja en Havard Medical School.

Entonces, elementos del cadaver (aminoácidos, grasa, proteínas, entre otros) del astronauta, serían ingredientes -importantes- mas no los únicos en la combinación especial que engendraría nueva vida.

Pero lo más difícil es que sea un tipo de vida como la conocida en nuestro planeta, ya que los trifosfatos, componentes claves del ADN, se habrían debilitado en el cadáver, según Szostak. No obstante, si hay presencia de estos en la superficie donde se encuentra, la historia puede ser muy diferente.

¿Cuántos astronautas se necesitan?

Para Lee Cronin, químico de la Universidad de Glasgow en el asunto también importa la cantidad. Considera que sería necesaria incluso una tripulación condenada, cuya nave, de alguna manera, logre posarse sobre una especie de piscina  (o mar) y luego expulsar los cuerpos.

“Imagina un planeta enorme con un océano. Si tienes sólo un cadáver que se disuelva en uno o dos segundos y esa química quedaría muy disuelta. Es difícil imaginar que un sólo cuerpo pueda ayudar solo a este proceso” detalló Cronin.

Sin embargo, en el vasto universo, y sus infinitas posibilidades, podría suceder “Quién sabe. Hipotéticamente hablando, no es imposible imaginar que la vida en la Tierra haya empezado con un proceso similar” agregó el químico.

Condiciones adversas

Astronauta flota con dificultades en el espacio

Imagen: Gifer

Son diversos los factores que pueden afectar la posibilidad del cadáver para emanar o mantener vida, tales como la radiación cósmica o el calcinamiento total por alguna estrella si este se perdiera por alguna razón para flotar por años en el vacío del espacio.

De igual forma, la entrada en la atmósfera de un cadáver (sin nave) a un planeta pudiera desintegrar los componentes requeridos para la génesis de la vida.

Lo que quiere decir que en todo caso, el escenario ideal sería en el cual el hipotético cadáver – o tripulación- se mantuviera fija en alguna superficie como destacó Szostak.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *