El día que cayeron pianos del cielo en la Segunda Guerra Mundial

Curiosidades

Durante la Segunda Guerra Mundial mantener la moral de los soldados elevada era una problemática a resolver, incontables tratados de guerra mencionan lo importante que ésta es para que un ejército sea poderoso, a pesar de que se encuentre en desventaja en número o armas. Y en una guerra tan larga como ésta, darles un entretenimiento a era vital, en particular por el horror que los rodeaba.

Para ello fueron comunes los shows en los que compañías de teatro y algunos músicos eran enviados a las zonas cercanas al frente para realizar actos que le dieran a los soldados un mínimo sentido de normalidad y un espacio para liberar el estrés y tensión del conflicto armado. No obstante,  no fueron la única táctica utilizada.

Entre 1941 y 1953 la compañía Steinway & Sons obtuvo un contrato que le permitió construir pianos especiales que pesaban considerablemente menos que un piano de metal regular, ya que en su momento existían restricciones fuertes en cuanto al uso de hierro, cobre, latón y otros metales utilizados para la fabricación de armamento. 

De tal forma, la empresa logró construir un piano que en lugar de pesar los usuales 136 kilos, pesaba tan sólo 14 kg y era considerablemente más pequeño. En total Steinway produjo 3 mil pianos “Victory Vertical” —Victoria Vertical— que solían ser de color olivo, azul y gris, similares a los colores de los uniformes de los militares. 

Los pianos que cayeron del cielo proviene de la primera entrega de estos pianos, que fue realizada lanzando el piano en un paracaídas, además del equipo para afinarlo y una serie de composiciones para que los soldados pudieran tocar canciones populares, así como himnos patrióticos, entre otros géneros de la época.

Además de lanzarlos por el aire, la mayoría de los pianos eran llevados al frente mediante camiones y en el caso de los submarinos los instalaban durante su construcción para que no pudieran retirarlos. De esa forma, permitieron que los propios soldados crearan su propio entretenimiento, en particular cuando entre las filas existían aquellos que eran músicos dado que en el caso de la Segunda Guerra Mundial el reclutamiento fue a través del llamado forzoso al servicio militar. 

Cultura Colectiva

Foto: Michiganradio

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *