Gabriel Camacho Cabrera, el rey venezolano de la paella

Personajes

El mundo culinario es, como todo arte, un universo que se caracteriza por poseer una cualidad inagotable de creación: sabores, texturas y olores infinitos.

Las múltiples e ilimitadas posibilidades van más allá de combinar un ingrediente específico con otro, se trata de mezclar culturas, tradiciones, y trascender fronteras en un solo plato.

Estas cualidades creadoras son propias de todos los destacados profesionales del universo gustativo, como lo es Gabriel Camacho Cabrera, un chef venezolano residenciado en Madrid que ha sabido combinar lo mejor de la cocina criolla y la española.

paella
Foto: @takeachef.com

Primeros pasos de un maestro paellero

Camacho, de ascendencia canaria, descubriría su pasión por la cocina cuando apenas era un niño. De pequeño, sus primeras tareas como futuro chef –sin saberlo– consistían en pelar los camarones de las paellas que preparaban sus padres en el Hogar Canario Venezolano (Caracas).

Más de 15 personas participaban en la realización del plato típico español, destinado a satisfacer no menos de 300 paladares.

Fue ese encuentro temprano con los crustáceos el que despertó la fascinación de Gabriel ante los animalitos pequeños y los arroces. “Me llamaban mucho la atención esos bichitos que me encantaban y además sabían exquisito, después de pelarlos me ganaba mi plato de paella”.

Al finalizar el bachillerato no había espacio para la duda: estaba firmemente decidido a estudiar gastronomía. Sin embargo, las pocas escuelas que existían para entonces eran demasiado costosas y terminó cursando Historia en la Universidad Central de Venezuela (UCV).

De su experiencia como ucevista Camacho aprendió metodologías de estudio que le servirían años después, cuando los vientos soplaron a su favor y pudo estudiar en la prestigiosa escuela de cocina caraqueña, La Casserole du Chef.

paella
Foto: @eltratogastrobar

Pupilo de Paco Roncero

El recién graduado y su hermano montaron un pequeño restaurante en Las Mercedes, justo enfrente de otro restaurante de elevada reputación donde el maestro español, Francisco “Paco” Roncero (jurado en el MasterChef Colombia 2015 y 2016), hizo una cena dirigida.

Camacho no sabía que estaba a punto de vivir una experiencia inolvidable. El chef principal de ese establecimiento había sido su profesor y le propuso pertenecer a la brigada de Paco.

En su primer día, era el único de los cocineros con filipina e implementos de cocina. Cuando Gabriel apareció, impecable, cuchillo en mano, ante la vista del maestro, éste exclamó “¡Por fin vino alguien que quiere cocinar de verdad!”.

Poco a poco Gabriel fue fogueándose y ganando reconocimiento internacional.

Aprovechaba las vacaciones para profundizar en el área gastronómica, realizando viajes a Italia, donde adquirió conocimientos de comida mediterránea, y más tarde a México, donde ganaría su primer concurso de arroces en “El Festival de La Paella de Cavas Freixenet”.

De vacaciones hasta nuevo aviso

En 2017 Camacho y su esposa Roselba Ramírez, emprendieron un “viaje de vacaciones” a España.

paella
Foto: @eltratogastrobar

Él asegura que surgió como una simple idea, pero la decisión de retar a la suerte y echar raíces en ese país, tal vez fue la respuesta al llamado de su sangre canaria que pedía retornar a su patria originaria.

No tardó mucho en conseguir empleo como ayudante de cocina en un restaurante madrileño. A los pocos meses, gracias a su destacado desempeño, paciencia y compromiso, alcanzó el puesto de segundo en cocina.

Era momento de adquirir nuevos retos y emprender algo propio. Así nació El Trato Gastrobar, un lugar donde, por supuesto, la paella es protagonista.

La mejor paella de Madrid

Uno de los concursos más importantes del país ibérico estaba a punto de ocurrir para celebrar el Día Mundial del Arroz.

Se trata de la competencia gastronómica “Mejores Arroces de España 2018”, organizada por Unilever Food Solutions, la Federación Española de Hostelería y la Federación de Cocineros y Reposteros de España.

Gabriel y su esposa, con el espíritu aventurero que los caracteriza, no tuvieron miedo de participar junto a otros mil concursantes.

La pareja pensó que para ganar tenían que romper la respetada receta de la tradicional paella española, un riesgo demasiado grande tratándose de un plato típico. “Aquí es pecado ofrecer una paella que no tenga los ingredientes originales, porque las personas esperan la receta tradicional. Es tan delicado, que si no es la receta típica uno ofrece un ‘arroz con algo”, comentó Camacho.

La paella a la venezolana, sin embargo, fue la gran vencedora. Con aceite de oliva y jerez (propios de la paella caraqueña), se convirtió en un atrevimiento valioso para el jurado, que la calificó como la mejor de Madrid y la sexta mejor de España.

El año pasado Camacho volvió a participar en el concurso. Un bombón de arroz con leche cubierto de cacao made in Venezuela se llevó el segundo lugar en la capital española.

Lo más importante, El Trato

El resultado del concurso catapultó la carrera de Gabriel y solidificó el prestigio de su restaurante, cuya receptividad ya venía en ascenso.

paella
Después del arroz venezolano, el plato más vendido en El Trato es la paella negra, cuyo color y sabor intenso son adquiridos por la tinta de sepia (calamar). Foto: Takeachef.com

Personas de todas partes del mundo se acercan no sólo para probar los afamados arroces, sino los diversos platos que ofrece el menú (incluye recetas criollas como tequeños, arroz con leche, arepas y empanadas). De este modo El Trato se ha convertido en un punto de encuentro multicultural, donde los venezolanos pueden reencontrarse con sus entrañables sabores y los europeos experimentan la fusión entre lo caribeño y mediterráneo.

Que los comensales queden enganchados por la comida y, en especial por la buena atención, deja en evidencia el alto compromiso de Camacho por su profesión, su vibrante pasión a los fogones de paellas y, sobre todo, su cualidad más venezolana: la gentileza.


Kipu Quiz


  1. ¿Cualidad que más aprecia de una persona? Honestidad.
  2. ¿Principal defecto? Cambios de humor
  3. ¿Héroe de ficción? No tengo.
  4. ¿Chef Favorito? Karlos Arguiñano, lo he seguido de pequeño, siempre he visto sus programas.
  5. ¿Personaje histórico que odie? No lo quiero nombrar, por eso estoy aquí.
  6. ¿Si tuviese un súperpoder, cuál sería? Poner a todo el mundo feliz.
  7. ¿Cómo le gustaría morir? Sin enterarme.
  8. ¿Cuál es su estado de ánimo más común? Muy contento.
  9. ¿Un lema de vida? Paciencia.
  10. ¿Una canción?
    Me gustan varias. Ahorita estoy escuchando mucho, y me encanta, Guareque, de Gualberto Ibarreto.
  11. ¿Un miedo? Miedo a nada.
  12. ¿Un paisaje? El Ávila.
  13. ¿Un libro? Juan Salvador Gaviota.
  14. ¿Comida favorita?Paella.
  15. ¿Bebida? Ron.
  16. ¿Plato que le recuerde su infancia? Arroz con pollo.
  17. ¿Especia favorita? Azafrán
  18. ¿Ingrediente secreto? Cariño.
  19. ¿Época que le gustaría vivir? Volvería a vivir en los 90.
  20. ¿Un lugar para envejecer? Islas Canarias.
  21. ¿Un venezolano? Cayito Aponte.
  22. ¿Un jamás? Renunciar.
  23. ¿Una frase que se parezca a lo que piensa de Venezuela? Mi bello país.
  24. ¿Un mandamiento personal? No hacer daño a nadie.

Redacción: Francis Tineo / Producción: Simone Monasterio

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *