Migrantes venezolanos en la frontera son víctimas de abusos, hurtos y condiciones precarias

Nacional Noticias

Los migrantes que decidieron regresar a Venezuela por las fronteras afrontan criticas condiciones de los refugios donde deben guardar cuarentena. Esto tras atravesar días de hambre, sed y largas caminatas.

“Estuve prácticamente 15 días presa”, aseguró Jenny Gutiérrez a la Voz de América al referirse al albergue a donde la llevaron. Ella forma parte de los 86.000 venezolanos que, según cifras de Migración Colombia, han retornado a Venezuela en medio de la pandemia.

Explicó que por el confinamiento en Bogotá perdió su empleo. Pasó semanas a pie, y otras veces conductores le ofrecían llevarla unos kilómetros. Al llegar al puente que comunica ambas naciones, las autoridades venezolanas la trasladaron. A un centro de confinamiento donde fue alojada por dos semanas para descartar que estuviera contagiada de coronavirus.

“Varios días nos tocó dormir en el piso y luego trajeron colchones. Habilitaron comida y agua potable porque a la escuela donde estábamos no llegaba el agua”, expresó.

En el refugio en la localidad de Ureña, limítrofe con Colombia, según Gutiérrez, algunos sujetos actuaban como delincuentes y aspiraban a controlar diversas áreas del recinto. De acuerdo a la migrante venezolana, la situación “era como vivir en una cárcel”. Pues se daban robos y asaltos, así como prostitución de muchachas.

“Ni medio vaso de agua caliente nos dieron. Dormíamos en un piso como unos perros. La alimentación era para locos”, denunció José Alvarado. Quien regresó de Villavicencio, Colombia, a Guanare, en Venezuela.

Trato gubernamental hacia los migrantes

El régimen de Nicolás Maduro argumenta que estos ciudadanos son aislados por su propio bienestar. Y para evitar la propagación del coronavirus. Por su parte, la Asamblea Nacional comparó los albergues con campos de concentración.

“Hay cantidades de esas personas que están en esos refugios que han tenido que huir. Se han escapado”, señaló la diputada María Beatriz Fernández.

(Con información de El Nacional)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *