¿Por qué las personas se unen a sectas o cultos?

Curiosidades

Lo que a veces llamamos secta puede confundirse con una doctrina destinada a lavar cerebros o rendir culto a Satanás, pero en realidad, simplemente es un sistema religioso con ritos y costumbres particulares.

Como tal, es  obviar ciertos elementos de una religión y crear algo nuevo de ella, distorsionándola. Se podría también entender como la creación de una nueva doctrina utilizando fragmentos de otra u otras.

Una secta, por ejemplo, afirma ser parte de una religión, pero niega verdades esenciales de esa religión.

Sin embargo, como en toda doctrina o religión, para llamar seguidores tienes que manipularlos. Por lo tanto, es necesario utilizar estrategias psicológicas o características de un público para que estos comiencen a confiar en tu idea, entre ellas se encuentran:

Vulnerabilidad

Una de las principales estrategias para que una persona caiga en una doctrina es saber abordarlos cuando estén en una posición vulnerable.

Sea una mala situación económica, la pérdida de un ser querido o haber roto una relación, resultan acontecimientos en donde la persona está a merced de ceder y querer buscar formas de cambiar su situación.

De acuerdo a la psicóloga Alexandra Stein es realmente común encontrar que las personas que se unen a un culto o secta se encuentran en un momento de transición en sus vidas.

Idealismo

Robert Pardon, director del Instituto de Investigación Religiosa de Nueva Inglaterra, a IBTimes Reino Unido expresó que las personas dentro de un culto son a menudo idealistas. Piensan que harán una diferencia en la humanidad, o que servirán mejor a su dios o sus ideales dentro del grupo.

La combinación de idealismo, que puede llevar a un individuo a rechazar ciertas convenciones sociales, y la agitación emocional a menudo significa que el individuo vulnerable está buscando activamente “soluciones” para sus problemas.

Los cultos brindan la “estructura, autoridad y contactos sociales cercanos” que pueden ser tanto una solución como un propósito.

caninomag
Caninomag

No sentirse solos

La soledad es algo que ataca a ciertos hombres en algún momento de su vida. Ese vacío puede ser el espacio adecuado para dejarse llevar por un culto, en donde normalmente el sentimiento de “hermandad” es más fuerte.

Una vez que un individuo se une a un culto y se ajusta a los dictámenes del líder de culto sobre cómo pensar y cómo vivir, los psicólogos describen un proceso de chasquido, o un cambio repentino en la personalidad.

Este cambio ayuda a explicar la dificultad que pueden tener los amigos y familiares de las víctimas para comunicarse con sus seres queridos: a menudo sienten que la persona a la que intentan llegar se ha convertido en un extraño.

Baja autoestima

Entre las tácticas más usadas en los grupos de secta está la conocida técnica del «bombardeo de amor» que consiste en llenar de amor a sus miembros para que se sientan felices de estar dentro.

La parte buena para los miembros es que si sufren problemas con su autoestima tanto amor y aceptación puede brindarles un empujón para comenzar a apreciarse más a sí mismos.

Sin embargo, esta técnica —aparentemente inofensiva— es un arma de doble filo: cuando la persona intenta salir de la secta los miembros de pronto dejan de brindarle amor y hacen que se sienta excluida, abandonada y humillada.

De esta forma, hay muchas maneras de caer dentro de un culto o secta ¿crees que podrías resistirlo?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *