Postre para una tarde cualquiera, rollitos de canela

Gastronomía

Originalmente los rollitos de canela se elaboraban para la época navideña, pero en la actualidad es usual verlos en cualquier pastelería y forma parte de nuestros postres clásicos. A pesar de la cantidad de pasos que se requieren para su elaboración es una receta bastante sencilla y una forma de pasar una tarde amena tanto para grandes como chicos.

Esta receta se puede dividir en tres etapas la masa, el relleno y el glaseado. En la primera etapa comenzamos con la elaboración de la masa para lo cual necesitas disolver una cucharada de azúcar y dos de levadura en media taza de agua tibia y una vez disuelta dejarla reposar por 10 minutos. En un bol distinto mezclamos 112 gramos de mantequilla en ¾ de tazas de leche tibia.

Una vez la mantequilla y leche se hayan fusionado se añade el azúcar y la levadura preparada anteriormente con la ayuda de una batidora, una vez se vea homogénea añades otra media taza de azúcar y un huevo sin dejar de batir a una velocidad media. Sin dejar de mezclar también agregas una cucharadita de sal y dos tazas de harina de a poco mientras se mezcla a velocidad baja hasta difuminar la harina por completo.

Foto: Los antojos de Clara

Una vez la masa esta lista procedes a estirarla en una superficie de preferencia plana y enharinada y se debe amasar hasta que no esté pegajosa y una vez este suave y firme la colocas en un envase engrasado y tapas con un paño por 45 minutos. Una vez la masa alcance el doble de su tamaño se debe extender en forma de rectángulo para pasar a la segunda etapa el relleno.

Sobre la masa primero aplicamos 112 gramos de mantequilla derretida luego 225 gramos de azúcar morena y 50 gramos de azúcar refinada y por ultimo dos cucharaditas espolvoreadas de canela en polvo. Una vez el relleno este completo se debe enrollar la masa en forma de cilindro y apretando suavemente y una vez tengas el tronco cortas ruedas de un aproximado de 4 centímetros.

Mientras precalientas el horno a 180° colocas los rollos en una bandeja engrasada y tapada con un paño por 30 minutos para que crezcan un poco más. Una vez pasada esta media hora colócalos en el horno por 15 minutos y una vez fuera dejar que alcancen temperatura ambiente. Finalmente, la última etapa el glaseado se realiza mezclando medio kilo de azúcar glas en tres cucharadas soperas de leche.

Esta mezcla debe quedar cremosa así que puedes sentirte cómodo de variar las cantidades de la receta para alcanzar la cremosidad perfecta. Por ultimo adornas cada rollito con el glaseado y espolvoreas canela en polvo y listo un postre verdaderamente delicioso para compartir una tarde de café con amigos o simplemente una tarde cualquiera.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *