¿Qué es en realidad el café instantáneo?

Gastronomía

Un gran porcentaje de personas son amantes del café en todas sus presentaciones, y cada día más se vuelcan al café soluble o instantáneo, pero sabes en realidad qué es, si tienes esa duda aquí podrás resolverlas.

El café soluble se puede encontrar en polvo y líquido, basta con agregar agua o leche fría o caliente para obtener una bebida que mejorará tu día, pero ¿cómo es posible que el grano del café llegue a ese estado?

Existen dos procesos para convertir el grano del café en café instantáneo.

Estos procesos para conseguir café soluble son: el secado por aspiración o “spray dry” y liofilización. Ambos procesos influyen en el sabor final del café, así como el tipo de grano.

Para lograr estos procesos es necesario preparar el café, ambos tienen una preparación previa muy parecida, ésta consiste en:

  • Método seco:
    • Solamente se utilizan los granos: robusta y arábica, procedentes de Brasil y Etiopía.
    • Se secan durante varias horas los granos de café al sol sobre una superficie plana para después moler y eliminar las capas no necesarias, tales como el mucilago.
  • Método húmedo
    • Es utilizado para los granos de mayor calidad, requiere más esfuerzo, manos y energía.
    • Lavan los granos maduros y se eliminan lo más ligeros y otro tipo de desperdicios recolectados
    • Se reducen a pulpa para quitar el mucilago
    • Pasa a un proceso de fermentación para después ser lavado de nuevo
    • Al finalizar, se seca al sol o artificialmente

Ambos procesos pasan por los siguientes pasos:

  • Tostar el café a una temperatura entre los 190º y los 210º
  • Se muele el grano tostado
  • Se disuelve en agua caliente para eliminar los residuos sólidos
  • Se obtiene el extracto del café mediante el centrifugado y el secado

Después de esto es cuando viene el secado por aspiración (secar el aire caliente en una cámara especial, y así formar cristales del extracto obtenido en la fase inicial) o por liofilización (extrae el agua al extracto anterior, para luego aplicar bajas temperaturas; sublimarlo todo con agua a bajas presiones y formar los cristales de café).

Debido al proceso por el que es sometido, el café instantáneo contiene menos cafeína que el de grano entero, los aminoácidos son mayores en comparación a la cantidad de cafeína y el polifenol es un 80% menor que el de café de máquina.

No todo es miel sobre hojuelas, pues estos procesos también han despertado sospechas en cuanto a riesgos contra la salud. Entre estos están:

  • Dificultad para absorber hierro
  • Riesgo de cáncer
  • Altos niveles de azúcar

Todo eso debido a los procesos químicos por los que atraviesa el café instantáneo, al parecer, no es tan confiable como preparar café en máquina.

Además de que los procesos mencionados hacen que el café tenga una vida útil más larga, es posible que algunas marcas agreguen conservadores para poder almacenarlo por más tiempo.

En su mayoría, el café instantáneo es en realidad café verde, aproximadamente el 50% de esta producción se lleva a cabo con granos verdes.

Cocina Delirante

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *