¿El tiempo no avanza siempre a la misma velocidad?

Curiosidades GeekLife

Muchas personas atestiguan que, llegadas a cierta edad, los años pasan ‘volando’. Naturalmente, el tiempo en sí no “cambia de velocidad”, sino nuestra percepción del mismo. Para la física, el tiempo se puede definir como la magnitud que sirve para medir la duración de acontecimientos.

No obstante, dado que el tiempo forma parte, según creemos, de un tejido espacio-tiempo. En cierta manera, se podría considerar que el tiempo existe únicamente en nuestra mente. Y, ¿a qué se debe esta distorsión subjetiva?

Según la actividad que desarrollemos en un momento dado, las personas de las que nos rodeemos o incluso nuestra edad, nos parecerá que el tiempo transcurre muy lentamente o que pasa volando.

Entre las experiencias que modifican la percepción del tiempo se encuentra la motivación. Cuando nos sentimos estimulados y pretendemos alcanzar un objetivo concreto y deseado, el tiempo se desliza a toda velocidad.

De acuerdo con un estudio de la Universidad de Alabama publicado en Psychological Science, este fenómeno se debe a que en estas circunstancias se minimizan los procesos de la memoria y la atención. Con el fin de apartar pensamientos y emociones irrelevantes.

Por su parte, el psicólogo Steve Taylor, investigador de la Universidad John Moores de Liverpool, en el Reino Unido, sostiene que la percepción del paso del tiempo viene condicionada, en gran medida, por la cantidad de información que procesamos.

Así, transcurre más despacio para los niños porque estos experimentan muchas cosas por primera vez. Lo que les obliga a asimilar constantemente abundante información. De ahí que un año vivido a partir de los cincuenta nos parezca mucho más breve que doce meses de la niñez o la adolescencia.

(Muy Interesante)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *