Descubre los beneficios del yoga en cuarentena

Cultura Salud

La emergencia sanitaria, la crisis económica, el aislamiento social y la vida online,  pueden ser muy estresantes. Por ello, es importante aprovechar el tiempo libre que deja la cuarentena no sólo para disminuir la lista de nuestros proyectos personales, sino para realizar actividades que estén directamente relacionadas con nuestro bienestar, como el yoga.

La ONU define al yoga como una práctica física, mental y espiritual  originaria en la India.

Aunque muchos asocien este ejercicio físico-mental a religiones orientales como el budismo, el yoga “no está adaptado a ningún sistema dogmático”, según aseguró Ana Campos, instructora de yoga.

La también periodista y profesora universitaria aseguró que “el yoga se hizo popular en occidente cuando entró en el mercado como una práctica fitness”, sin embargo, aclaró que no se trata de una mera actividad de respiración y posturas, sino de un estilo de vida.

“El yoga proporciona un nivel de conciencia y aceptación, de modo que te repara a las experiencias que te otorga la vida y te permite percibir las enseñanzas de cada lección”, explicó.

Yoga

Los ocho principios del maestro Patanjali

Diversos autores abordan los principios filosóficos del yoga, pero la mayoría de los practicantes se basan en los ocho del maestro Patanjali, descritos en el portal web de Maas Yoga como:

  1. Ahimsa: Reúne los principios éticos y reglas para la vida en sociedad. Rechaza la violencia, la promiscuidad y la codicia, mientras que promueve la sinceridad.
  1. Niyama: Se centra en las actitudes que debe tener el individuo consigo mismo. La limpieza, el orden, la disciplina, la autoreflexión, el desprendimiento a banalidades y una actitud positiva forman parte de este precepto.
  2. Asana: Involucra las posturas que permiten la limpieza de los canales energéticos del cuerpo.
  3. Pranayama: Sentir todo lo que “vibra en el universo” a través de las respiraciones para expandir el prana (energía vital).
  4. Pratyahara: Pretende restringir los sentidos que nos ayudan a percibir los objetos, el mundo exterior, para entrar en nuestra conciencia.
  5. Dharana: Consiste en centrar la mente en un punto fijo durante un tiempo determinado, sin que ninguna idea lo perturbe.
  6. Dhyana: Es un estado de concentración mayor, donde la atención pasa de unidireccional a no-direccional.
  7. Samahi: Este último paso representa la “absorción total”. Este estado se obtiene a partir de la pérdida de la conciencia propia. Patanjali lo describe como “la unión entre el sujeto y el objeto que refleja la luz del alma”.

Beneficios  del yoga en nuestra salud

En el año que Campo tiene impartiendo clases, una de las mayores satisfacciones ha sido ver cómo el yoga incrementa la sensación de bienestar en sus alumnos, hasta el punto de regular o desaparecer dolencias corporales y enfermedades.

Según la revista Yoga Journal, la práctica milenaria es capaz de fortalecer nuestro sistema inmune que en tiempos de Covid-19 es tan necesario.

Los estados de relajación que disminuyen el estrés permiten que nuestras defensas tengan un mejor funcionamiento.

“Estudios del campo de la psiconeuroinmunología han demostrado que existe un punto de reunión en donde el sistema nervioso autónomo se comunica directamente con el sistema inmunológico, mediante los linfocitos que viajan por el torrente sanguíneo. Esto nos defiende contra los virus y las bacterias”, reseña el sitio web de la revista.

La experiencia de los alumnos Campos lo confirma los beneficios del yoga para nuestra salud.

“Tengo una alumna que sufre de artritis toráxica y cuando llegó a mi utilizaba una bombona de oxígeno porque le costaba mucho respirar. Al mes de practicar yoga los episodios de asfixia disminuyeron, dejó de necesitar bombona”, relató.

Otra yogui superó las parálisis corporales ocasionadas por una patología en el sistema inmune. “Desde que practica yoga a mejorado, no sólo físicamente, sino que ha superado las sensaciones de ansiedad y depresión”, indicó.

Una sensación de bienestar en cuarentena

Para la instructora, quien tiene 10 años practicando yoga, el gancho de esta actividad es la sensación de bienestar.

“Mi médico me recomendó que hiciera yoga y  desde la primera sesión quedé enganchada. Es impresionante como a través de los ejercicios pude obtener un momento de paz y cordura”, expresó.

Una de las mayores satisfacciones de la instructora es poder compartir sus conocimientos para ayudar a conseguir a otros el equilibrio corporal, mental y espiritual.

Pese a la pandemia mundial, sus sesiones no se detienen.

“Aunque me gustan las experiencia persona a persona, la cuarentena me ha permitido expandir ese conocimiento. Ahora tengo alumnas en Chile, Ecuador, México, España, EEUU(…) Entonces la sensación de bienestar no sólo se queda contigo, sino con los demás”, comentó.

Añadió que durante el confinamiento, practicar yoga una forma de conectar con nuestros verdadero lado humano, y consideró que quienes entienden la cuarentena como un momento de introspección, saben sacarle el lado positivo a la pandemia.

“Te desconectas de lo que está pasando, te enfocas en ti y aprender a disfrutar el presente, cada sensación de nuestro cuerpo, hasta de cosas sencillas como el aire que roza nuestro rostro y que a veces ignoramos en medio de la cotidianidad”, agregó.

Lee también: 21 de junio: Día Internacional del Yoga

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *